Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El mes más cruel - Pilar Adón

"-Me gusta que me cuenten historias -decía Sara.
-Cualquiera puede contar historias.
-Eso no es cierto." No, no es cierto. Cualquiera no puede atrapar con sus historias o, más bien, conseguir que las historias permanezcan atrapadas en nosotros. Nos dan el mullido y verde manto pero somos nosotros quienes creamos el entramado de ramas y las espinas, quienes regamos los árboles que con sus copas impiden el paso de la luz del sol, quienes con nuestro aliento hacemos el aire irrespirable. Y sí, sí es cierto: leer nos hace débiles, como reza el título de la introducción de Marta Sanz a este libro de historias, leer nos hace vulnerables, sabedores de que el azul del cielo tras el ramaje no es inmutable, conocedores de que el brillo del sol no es perenne. "Más, por favor, / no te muevas. Más, por favor, ven / y permanece", nos gustaría rogar secretamente sin ser capaces de poner nombre siquiera a aquello que lleva la despedida implícita en nuestro ruego. Somos incapaces tal…

Entradas más recientes

Cuatro por cuatro - Sara Mesa

Corazón tan blanco - Javier Marías

Marina y el lenguaje de los sueños - #AdoptaUnaAutora4

El cementerio de los reyes menores - Zoran Malkoč

Sueños en tiempos de guerra: memoria de infancia - Ngũgĩ wa Thiong'o